Destacados

Conoce

Los innumerables pinares que existen en el sur de la provincia han dado nombre a esta zona en la que el viajero también podrá recorrer el Camino de Santiago por el sureste, mientras disfruta de un paisaje cargado de color.

En la gastronomía de esta zona pinariega su producto estrella es, como cabría esperar, el piñón, que es el complemento ideal para platos y postres. Pedrajas de San Esteban destaca por ser la principal localidad que produce este manjar vallisoletano, si bien el ajo de Portillo o el garbanzo de Alaejos también disfrutan de importante reconocimiento, como los famosos postres de la zona: las “cocadas” de Medina del Campo y las “ciegas” de Íscar.

La tradición se apodera de la Tierra de Pinares y en ella descubrimos los oficios de siempre, algunos desaparecidos ya. Para ello el viajero debe visitar sus Museos etnográficos, como el de La Zarza, que muestran la vida que llevaban los habitantes de la zona durante los años 30 del pasado siglo; y el de Fresno El Viejo que, a través de su Museo de Antaño y Hogaño, presenta los aperos de labranza tradicionales.

Medina del Campo se erige como una de las localidades con más historia de la provincia, importante núcleo económico y social que mantiene un vasto patrimonio digno de admirar. La historia también revive en la Villa Romana de Almenara de Adaja y en el Parque Temático del Mudéjar de Castilla y León, ubicado en Olmedo, donde la literatura se cuela para mostrarnos el Palacio del Caballero de Olmedo, un viaje teatral al siglo de Oro.