El agua es símbolo de riqueza en todas las culturas, y este es el calificativo que podemos otorgar a toda la gastronomía que se asienta a orillas del Duero y del Esgueva.

Nuestra gastronomía se distingue por carnes sobresalientes, entre las que destaca el lechazo uno de los exquisitos manjares que se pueden degustar en estas tierras y también protagonista en diferentes pueblos a través de jornadas gastronómicas, los quesos que se diferencian por su sabor profundo pero delicado, la miel, los espárragos de Tudela de Duero, las endibias de Peñafiel forman parte de la gastronomía de esta zona, sin olvidar la llamada “lechuga de Valladolid” que, actualmente, también se produce en otras localidades como Laguna de Duero.

Y en la mesa tampoco faltan los vinos de la D.O. Ribera del Duero, conseguidos gracias a la uva de tempranillo, conocida en esta zona como tinta fina y tinta del país. La calidad y el gran sabor de estos caldos es reconocido a nivel internacional.

Además de las vides de la Ribera del Duero es justo destacar el valor de las huertas regadas por la cuenca del Duero, de ellas surge buena verdura y hortalizas.

Por último, cabe resaltar también los obradores artesanos, donde se crean suculentas recetas para endulzar los mejores postres.

¿Qué plan degustarás?